La impresión electrofotográfica

La impresión electrofotográfica

La impresión electrofotográfica
20th julio, 2015

En 1906, a principios del siglo XX, el norteamericano Chester Carlson inventa la electrofotografía. Con esta técnica era posible realizar impresiones de color a través de descargas eléctricas, sobre casi cualquier tipo de material. Era el nacimiento del antecesor de la impresora digital que conocemos hoy en día.

Hasta entonces el ser humano había desarrollado la litografía, la serigrafía y diferentes técnicas de impresión, pero todas ellas muy alejadas de las posibilidades que nos ha ofrecido la impresión moderna.

El principio sobre el que se basa la electrofotografía es la atracción de partículas de toner, que son las que aplican pigmento (color) a la impresión, a través de descargas eléctricas. Cuando imprimimos un folio en nuestro domicilio, así como cuando encargamos una fotografía en un establecimiento especializado, la electricidad y la química entran en juego como nunca antes lo habían hecho.

Con el paso del tiempo y el desarrollo de la tecnología, las actuales impresoras láser son capaces de llegar a unas calidades inmejorables. En los años 60 se añadió el láser al proceso de impresión y en la actualidad acaba de integrarse la tecnología LED, con algunas ventajas relacionadas con el uso y desgaste del mismo.

El proceso de impresión se compone básicamente de 8 fases a los que se les llama  IFS “Sistema de Formación de la Imagen”: tambor fotosensible, navaja de limpieza, lámpara de borrado, corona primaria, mecanismo de escritura, tóner, corona de transferencia y rodillos calentadores.

Este medio de impresión es muy útil para impresiones rápidas, fanzines, manuales corporativos, catálogos de empresas, impresiones en tela, etc…

La impresión electrofotográfica
5 (100%) 1 vote
  • Archivos

  • Top Posts