La encuadernación rústica y la democratización de la cultura

La encuadernación rústica y la democratización de la cultura

4th mayo, 2015

El oficio de la encuadernación tiene por objeto conservar y facilitar el manejo de las publicación así como mejorar su presentación. La tradición viene de antiguo, desde la época grecorromana y egipcia y los primeros rudimentos de la encuadernación con los códices y los rollos de papiro. Antes del siglo XIX la encuadernación se hacía casi manualmente y era relativamente costosa, así que muchos propietarios mandaban a hacer a mano encuadernaciones refinadas o utilitarias.

Con la industrialización los procesos se abarataron mucho y se desarrollaron nuevas técnicas para vender libros y publicaciones a un coste más bajo. También se desarrollaron técnicas más sencillas de encuadernación, como la rústica, con la idea de llegar a un público más amplio.

Las publicaciones con encuadernación rústica se caracterizan por tener las páginas cosidas o encoladas y estar forradas simplemente con una cubierta de papel o cartón fuerte y encolada al lomo.

El desarrollo de este tipo encuadernación, más barata, unida al descenso de los niveles de analfabetismo a finales del siglo XIX, hizo que la demanda de este tipo de publicaciones aumentara.

Las primeras publicaciones de tapa blanda, así se conoce también a este tipo de encuadernación, se componían de hojas pulp (de pulpa de papel) y se especializaban en historietas de distintos géneros de ficción, también los cómics, que se intercambiaban fácilmente.

Ya desde pequeños distinguíamos entre una encuadernación de tapa dura o de tapa blanda para nuestros cuadernos escolares. Hoy ocurre lo mismo. Así que, a la hora de encuadernar, piensa qué es lo que te interesa y contáctanos para que nosotros nos hagamos cargo.

La encuadernación rústica y la democratización de la cultura
¡Valora este post!
  • Archivos

  • Top Posts