Consejos para equipos descatalogados

Consejos para equipos descatalogados

29th septiembre, 2014

La impresora, fotocopiadora o equipo multifunción de tu hogar u oficina puede ser un aparato cuya vida útil termina superando en longevidad la de tu ordenador. Así es común descubrir que ese equipo de impresión está descatalogado por su fabricante cuando aún parece tener mucha vida por delante, por lo que temes que a corto o medio plazo puedas encontrarte con problemas a la hora de hacerte con consumible o recambios para él. En principio no hay razón para alarmarse por tal cosa: la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios obliga a fabricantes y vendedores a disponer de recambios, consumibles y de servicio técnico para todos sus productos durante los cinco años posteriores a la fecha en la que se estos se dejen de fabricar. Y raro es que no dispongan de tales cosas bastante tiempo después de expirar dicho plazo.

El aspecto peliagudo es el de su capacidad de interactuar con sistemas operativos más modernos, especialmente los posteriores al momento en que el fabricante deja de actualizar sus controladores. Cabe la posibilidad de que baste con conectarla, encenderla, el ordenador la reconozca de forma automática y la instale sin más, pero no debemos contar con ello. Normalmente tendremos que instalarla y configurarla a mano. Acudiendo a la sección de “Ayuda”, “Soporte”,  “Descargas” o “Servicio al cliente” del fabricante podremos hacer una búsqueda por modelo de equipo y sistema operativo para que nos muestre si existen drivers de nuestra impresora. En el caso de que no haya, con suerte podremos emplear con éxito un controlador de un sistema operativo anterior, como en el caso de Windows 7 y 8 con algunos drivers desarrollados específicamente para Windows Vista. Por desgracia hay escollos insalvables como el que no exista un controlador para sistemas de 64 bits: los drivers para 32 bits no sirven como sustituto en tal caso.

Si tras mucho buscar lllegas a la conclusión de que parecen incompatibles, siempre queda la posibilidad de consultar a tu servicio técnico para confirmar tal extremo o si existe la posibilidad de seguir utilizando tu vieja impresora con tu nuevo sistema operativo.

Finalmente, si por cualquier razón deseas sustituir tu viejo equipo de impresión por otro nuevo, debes deshacerte de él cumpliendo la normativa medioambiental vigente, o dejar que seamos nosotros quienes realicemos tal tarea al servirte un nuevo equipo

 

Consejos para equipos descatalogados
¡Valora este post!
  • Archivos

  • Top Posts